• David Placer

11 de abril: lecciones de 20 años de fracasos

Desde la llegada del chavismo al poder hace 23 años, los venezolanos han intentado por todas las vías deshacerse de un régimen que ha sometido y empobrecido al país como ningún otro.


Más de un millón de personas salieron al Palacio Presidencial para reclamar la salida de Chávez. Fue la primera manifestación masiva que se dirigió con determinación al Palacio de Miraflores y los primeros crímenes contra los adversarios del chavismo. El resultado, decenas de muertos incluidos, es de sobra conocido.


Desde entonces, los venezolanos lo han intentado todo para liquidar la tiranía: protestas, elecciones de todo tipo, referéndums, gobierno interino, alzamientos militares y hasta drones explosivos.


Y desde entonces, el resultado ha sido el mismo: miles de muertos y millones de exiliados. Y si hay un común denominador es que cada vez que se intenta el desalojo, el monstruo se atornilla. Cada vez que se le ataca, muta y recobra más fuerza, como una bacteria de hospital.


Pasó en 2002, cuando Chávez secuestró el poder militar, judicial y electoral. En 2014, cuando las protestas masivas terminaron con el encarcelamiento de cientos de dirigentes políticos o en 2019 cuando se proclamó un gobierno interino que terminó en la nada.


¿Podremos disfrutar algún día de un país democrático y próspero? Ya son 20 años de intentos fallidos y todos dejan una dura, pero útil reflexión: cada vez que surge una alternativa opositora, termina convirtiéndose en el oxígeno del monstruo que pretende destruir.


Tal vez el aprendizaje más valioso es que desde 2002, el único intento rotundo para desalojar al chavismo ocurrió, precisamente, ese 11 de abril, cuando los venezolanos salieron masivamente. Sin salvadores, sin salvapatrias. Todos los sectores unidos. Todos, militares y policías incluidos, con la convicción de que Venezuela debe expulsar a sus secuestradores.


Sólo sucedió una vez, esa vez. Y nunca más. Esperemos que la determinación de libertad de aquel 11 de abril vuelva a desbordar las calles, esta vez con un mejor resultado para para todos.